“Ser amables y soltar expectativas son claves para enseñar mindfulness a los niños”: Eline Snel

En la enseñanza del mindfulness a niñas y niños de diversos países del mundo, una de las figuras más influyentes es Eline Snel. La autora de libros como “Tranquilos y atentos como una rana” (2012) y “Respirad” (2014) lleva más de 30 años enseñando a niños y adolescentes a cultivar su mundo interior mediante la práctica de la atención plena. Y no sólo eso. Con admirable pasión y entrega, también se ha dedicado en los últimos años a formar facilitadores de mindfulness para niños, capacitándolos en el entrenamiento “¡La Atención Funciona!” mediante un curso que imparte a través de la institución que ella misma fundó: la Academie Voor Mindfuln Teaching (AMT).

Precisamente fue esa actividad la que la trajo a comienzos de este año a Chile, donde impartió la formación AMT para una veintena de entusiastas participantes, entre psicólogos, profesores y terapeutas, que durante más de una semana tuvieron el privilegio de compartir con Eline y aprender de primera mano sobre su vasta experiencia como instructora de mindfulness, capacitándose en el programa “¡La Atención Funciona!” o Método Eline Snel.

tranquilos y atentos como una rana

Eline volverá a visitar Santiago en noviembre próximo para impartir una nueva versión de su programa de entrenamiento para facilitadores. Para ir “calentando motores” y motivar a quienes deseen vivir esta inolvidable experiencia de formación, les compartimos con mucha alegría una breve entrevista que realizamos a Eline a inicios de marzo, tras la jornada final del primer curso AMT que se realizó en Chile.

Antes de comenzar, una necesaria aclaración: para quien escribe estas líneas, compartir esta breve entrevista con Eline resultó una tarea de dulce y agraz. De dulce, porque siempre es un privilegio y una alegría poder nutrir a los lectores con sus lúcidas reflexiones en torno a la práctica de la atención plena. De agraz, porque en la transcripción de sus declaraciones se pierde inevitablemente aquella enseñanza que va más allá del lenguaje, aquella que Eline transmite con su presencia, con su escucha atenta, con su mirada limpia, curiosa y acogedora. Con la sencillez y calidez humana de la que hace gala sin aspavientos, con naturalidad y honestidad.

¿Qué rol juegan la paciencia y las propias expectativas en la enseñanza y/o aprendizaje del mindfulness?

Paciencia es un gran valor para practicar, así como no tener expectativas, porque cuando tienes expectativas es muchas veces que quieres conseguir algún objetivo; tú quieres ir a alguna parte, quieres ir de “A” a “B”, pero mindfulness no se trata de eso, no se trata de un proceso que seas capaz de alcanzar… que en dos meses (de práctica) vas a alcanzar “B” o en tres meses vas a alcanzar “C”. Así que la práctica del mindfulness consiste en no tener expectativas, sólo experimentar lo que se vive momento a momento, notar lo que está ocurriendo ahora.

Para bien o para mal, mindfulness se ha convertido en una “moda” en todo el mundo y cada vez concita más adeptos. Muchos, sin embargo, desconocen cuál es el origen de esta práctica y el impacto que tiene en la vida de quienes comienzan a cultivar la atención plena. A su juicio, ¿cómo ha influido la creciente popularidad del mindfulness en la enseñanza de esta práctica?

Bien, es difícil. Cuando enseñamos a los niños, ellos están completamente abiertos y no tienen idea alguna de si es moda o no lo es, no saben si es “cool” o no, por lo que enseñar a los niños es siempre muy bueno, ellos no llegan con opiniones o ideas preconcebidas. Pero cuando trabajamos con padres, profesores o directores de colegios, es muy importante entregarles muy buena información acerca de lo que es mindfulness, cómo es el método, cómo esta enraizado metodológicamente, cómo se ha ido desarrollando en la historia, sobre la base de una experiencia de larga data en la práctica con niños, ya sea en colegios o en la práctica privada”.

IMG_1601
Javier Aguirre, facilitador de Mindfulness4Kids, junto a Eline Snel durante su visita a Chile.

Como terapeuta e instructora independiente, Eline lleva décadas promoviendo y compartiendo la práctica de la atención plena con niños y jóvenes de Holanda y otros países europeos. Por eso, le preguntamos si considera que existen diferencias entre niños de Europa y Latinoamérica al momento de aproximarse al mindfulness.

No lo creo, porque todas las culturas y todos los niños en los diferentes países experimentan sufrimiento por la rumiación de pensamientos, y también dolor o tristeza por el divorcio de sus padres, por ejemplo. Para cada niño eso resulta triste y problemático, por lo que nuestra enseñanza es un mensaje universal. Por ejemplo, cómo lidiar con la fábrica de rumiación (de pensamientos), cómo lidiar con las emociones fuertes… tú puedes influenciarlos.

Desde esa perspectiva, ¿qué rol juega el/la facilitador(a) en la enseñanza del mindfulness?

El instructor cumple un rol modelador, así que un entrenador apropiadamente capacitado tiene que encarnar lo que mindfulness es, no sólo “hablar” de la atención plena, sino vivirla, encarnarla. Eso es lo único y lo más importante. Un entrenador puede tener todo tipo de cualidades, pero una de las principales es encarnar algunos de los principios del mindfulness, por ejemplo no tener objetivos, tener paciencia, ser compasivo con los niños, no emitir juicios, cultivar una mirada fresca o mente de principiante. Ser capaz de guiar a los niños en el camino hacia su mundo interior… y tener en claro que algunas veces eso no sucede durante el entrenamiento, sino uno o dos años después, así que también es importante aprender a soltar, dejar ir las expectativas que uno pueda tener como instructor.

En la realización de nuestros talleres, muchos padres se nos han acercado para preguntarnos cómo apoyar la práctica de sus niños en casa una vez que terminan las sesiones ¿Cómo se puede acompañar a los niños y padres después que han realizado el entrenamiento “La Atención Funciona”?

Bueno, para eso se pueden realizar lecciones para refrescar o reforzar lo aprendido, u ofrecerles a los padres un espacio para meditar grupalmente de manera periódica. Y para reforzar el aprendizaje de los niños, es muy importante que los padres lean el libro “Tranquilos y atentos como una rana”, que viene acompañado de un CD. Ellos pueden usar sus prácticas y meditaciones. De hecho, muchas veces por años utilizan el mismo CD. Mi nieto de 7 años, por ejemplo, lleva dos años usando sólo la “Meditación para dormir bien” porque le cuesta quedarse dormido, y otros niños usan la “Meditación del lugar seguro”, así que guiarlos con el apoyo del CD también puede ser un importante apoyo.

¿Cómo motivar a los padres a practicar en casa la atención plena junto a sus hijos?

Es importante no caer en una actitud “misionera”, mostrando el mindfulness como la “única vía”, porque eso no es mindfulness. Es muy difícil para los padres encontrar tiempo para cultivar esta práctica cuando no han sido entrenados en ello, encontrar tiempo para realizar las prácticas con sus niños. Por eso, en principio puede ser útil buscar junto a ellos qué obstáculos enfrentan y cuál sería el mejor momento para realizar, por ejemplo, sólo 1 ejercicio al día, o qué prácticas podrían realizar en conjunto durante el fin de semana. Explorar con ellos cuáles son las posibilidades y cuáles son los obstáculos que perciben para apoyar el aprendizaje del mindfulness en sus niños, ese podría ser el primer paso. Pero siempre conservando una actitud lúdica y flexible.

En el cultivo de la práctica del mindfulness se hace mucho hincapié en el entrenamiento de la atención, como herramienta para aproximarnos de manera intencional a  lo que sucede en el momento presente. Sin embargo, cada vez más se hace mayor hincapié en la importancia del “heartfulness” en el cultivo de esta práctica. ¿Qué rol cumple el “corazón” en el mindfulness?

El rol del corazón es obvio en cada práctica mindfulness porque cultivamos una actitud no juzgadora, la amabilidad hacia sí mismos y los demás. Pero también durante la práctica formal, por ejemplo cuando tienes un “mal día” en lo que a meditación se refiere, puedes permitirte ser amable contigo mismo por eso; días en los que enfrentas dificultades al sentarte en meditación, sólo permitirte a ti mismo tener esos días, eso es amabilidad y eso podemos llamarlo “heartfulness”… pero al final es lo mismo. La práctica del mindfulness sólo puede ser amable y gentil, y de una manera amable y gentil explorar lo que sucede tanto en el mundo interior como exterior.

foto para quienes somos
Cultivando la presencia, a través de la escucha atenta

Desde Mindfulness4Kids, queremos invitarlos con mucha alegría y entusiasmo a inscribir a sus niños en la quinta versión del programa “¡La Atención Funciona”, que realizaremos a partir del sábado 21 de octubre en el centro Alma Urbana.  Si quieren conocer mayores detalles de este taller vivencial y que tus hij@s vivan esta linda experiencia, puedes hacerlo aquí. Quedan todos cordialmente invitados a participar. ¡Los cupos son muy limitados!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s