Beneficios del mindfulness durante el embarazo

Quizás uno de los mayores temores que enfrentan las mujeres que se van a convertir en madres por primera vez es el dolor físico que acompaña el proceso de parto. “¿Cuánto seré capaz de resistir antes de suplicar a gritos por anestesia epidural?” Lo cierto es que la experiencia del dolor a nadie resulta agradable y, dentro de lo posible, tratamos de evitarnos cualquier sufrimiento “adicional” al que estemos acostumbrados a soportar. Y para ayudar a aliviar el dolor, existen muchas opciones. Desde las más naturales, como el uso de hierbas o técnicas de respiración y relajación, hasta las farmacológicas, como analgésicos y anestesia.

me5962944-10of-pregnant-woman-yoga-meditation-near-tree-hd-a0276-poster

Nuevas investigaciones sugieren ahora que incluir habilidades de mindfulness (atención plena) en la preparación del nacimiento de un hijo puede ayudar a las mamás primerizas a lidiar con sus miedos en torno al dolor. De acuerdo a un estudio publicado por la revista médica BMC Pregnancy and Childbirth, el mindfulness puede ayudar a disminuir los síntomas del periodo prenatal y la depresión postparto.

Mindfulness, definida como la capacidad de llevar intencionalmente nuestra atención al momento presente, con curiosidad y sin juzgar, ya ha demostrado con creces en las últimas décadas que ayuda a manejar el dolor crónico, la depresión y la ansiedad.

Ahora, el estudio “Beneficios de la preparación para el parto con entrenamiento mindfulness: un aleatorio ensayo controlado con comparación activa” es uno de los primeros en dar cuenta de cómo las habilidades asociadas a la práctica de la atención plena pueden beneficiar a las mujeres embarazadas, según un reciente artículo de The New York Times (ver aquí).

Como bien explica la experta Larissa Duncan, investigadora principal del estudio y profesora asociada de Desarrollo Humano y Estudios Familiares de la Universidad de Wisconsin-Madison, “el miedo a lo desconocido afecta a cualquiera, y esto puede ser particularmente cierto para las mujeres embarazadas”.

En el estudio, que incluyó a 30 madres primerizas en el tercer trimestre de sus embarazos, cada mujer completó una serie de cuestionarios: uno antes del inicio del estudio, otro después de completar el curso y un tercero después del parto. Muchas de las participantes manifestaron preocupación por el dolor del parto, mientras que otras tenían miedo a la depresión postparto.

1-MEC_0715“Me preocupa lo que podría salir mal durante el parto”, escribió una participante al comienzo del estudio. “He leído libros, pero me asustan. Tengo miedo del dolor, y lo desconocido es aterrador”.

Un estudio anterior demostró que las mujeres que se van a convertir en madre por primera vez y que temen el parto tienen más posibilidades de experimentar un trabajo de parto más largo -en promedio 47 minutos más- que las mujeres similares que no tenían miedo a pasar por esta experiencia.

Aunque muchas madres primerizas toman clases de parto para aprender sobre el proceso del nacimiento, la mayoría de esos cursos no enseñan habilidades para hacer frente a la ansiedad que genera el proceso en sí. Según Duncan, en algunos casos estas clases pueden incluso hacer que las mujeres se sientan peor.

“La educación del parto que sólo incluye información sobre el trabajo de parto puede hacer que los temores que sienten las madres primerizas se sientan de manera más intensa”, añade la especialista.

Para evaluar si las habilidades del mindfulness podrían efectivamente ayudar a las mujeres a manejar estas ansiedades, la investigadora y sus colegas asignaron aleatoriamente a la mitad de las participantes a un taller de atención plena al parto, llamado “Mind in Labor”, mientras la otra mitad fue asignada a las clases tradicionales de parto.

“Mind in labor” es un curso de fin de semana desarrollado por Nancy Bardacke, una matrona certificada e instructora de mindfulness que trabaja en el Centro Osher para Medicina Integrativa del Centro Médico de la Universidad de California.

Durante el programa, a las mujeres se les enseña cómo aplicar las prácticas y habilidades del mindfulness al proceso de parto, incluyendo cómo usar la atención plena para observar el dolor y el miedo. Incluso las personas que acompañan a la futura madre también aprenden a dar contención y apoyo, usando técnicas de atención plena.

DSC_3745

“Enseño a las mujeres, y por supuesto a sus parejas, que las contracciones dolorosas del trabajo de parto van y vienen, momento a momento, y que entre contracción y contracción también hay momentos de calma y facilidad”, subraya Bardacke y advierte que la clave para manejar los temores o miedos personales es aprender a permanecer anclado en el momento presente, sin preocuparse por el pasado o el futuro.

En sus clases, Bardacke también incluye prácticas básicas de meditación, tales como yoga, meditación sentada y caminata consciente, así como prácticas informales, como la comida consciente.

“La práctica mindfulness ofrece la oportunidad de descubrir recursos internos no reconocidos de fortaleza y ​​resiliencia. Cuando se termina el taller, los niveles de confianza de las mujeres aumentan y sus temores comienzan a disiparse. Se dan cuenta que si bien dar a luz es difícil, es algo que pueden manejar, momento a momento “, asegura Bardacke.

Después de asistir al curso, las participantes del estudio dijeron que se sentían más preparadas para enfrentar el momento de dar a luz y menos propensas a usar analgésicos o anestesia durante el parto. Estas mujeres también presentaron puntuaciones más bajas de síntomas de depresión pre y postnatal que aquellas que participaron en las clases tradicionales de parto.

Según la Asociación Americana de Psicología, factores biológicos, como los cambios hormonales, pueden afectar el riesgo de depresión en una madre. Los resultados del nuevo estudio divulgado por BMC Pregnancy and Childbirth sugieren que las habilidades de atención plena pueden ayudar a las mujeres a manejar los síntomas de la depresión postparto, enseñándoles cómo hacer frente a las incógnitas e incertidumbres de la nueva maternidad.

mindfullness_labour-20160524100559.jpg-q75,dx720y432u1r1gg,c--

“Las mujeres embarazadas pueden sentirse como si tuvieran que controlar y manejar todos los aspectos de la experiencia del parto”, añade Carla Naumburg, una experta en maternidad y trabajadora social clínica en Newton, Massachusetts. “A menudo se preocupan por el futuro, y esto no sólo afecta al parto, sino que también puede dificultar la crianza de los hijos”.

Según  Naumburg, la atención plena puede ayudar a las mujeres durante el parto a permanecer presentes y responder a su experiencia, lo que puede ayudar a aliviar su sufrimiento físico y emocional.  “Al aprender las habilidades de atención plena como parte de su educación sobre el parto, las mujeres embarazadas pueden reevaluar la experiencia de dar a luz como algo que pueden manejar, en lugar de verlo como algo a temer”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s