“Sólo desde el silencio podemos conectar con nuestro interior”: Patricia Díaz-Caneja

“Había una vez un bosque donde todo era un lío. Los papás tenían mucha prisa… y a nadie la daba la risa”. Así comienza la historia de “Un bosque tranquilo”, un bello cuento que no es como cualquier otro cuento. Se trata de un relato diferente, nacido de la imaginación de la pedagoga española Patricia Díaz-Caneja e ilustrado por la artista Marta Navalgar, que enseña de manera sencilla y clara a niñas y niños a vivir la práctica de la atención plena o mindfulness.

PORTADA BOSQUE TRANQUILO

En la historia, una mágica hada explica con mucha amabilidad a los animalitos de un bosque cómo  pueden gestionar sus emociones y ser felices en un mundo vertiginoso que cambia a cada segundo. Todo, a través del mindfulness, una práctica que cobra cada vez más relevancia en el ámbito de la salud, la psicología y la educación.

Pero, ¿qué es mindfulness? Hoy por hoy, no resulta difícil encontrar definiciones -algunas más acertadas que otras- acerca de lo que es la atención plena, por eso le pedimos a Patricia que, en sus palabras y sobre la base de su experiencia como pedagoga que promueve y enseña esta práctica a los niños en su país, esbozara una definición breve y clara.

“Para mí la atención plena es sobre todo darnos cuenta de todo aquello que ya está sucediendo, dentro y fuera de nosotros. Es el estar presente en el presente. Ser y sentir la vida, cada instante. Pero con una intención clara de hacerlo”, explicó en entrevista con Mindfulness4Kids.

La docente, que trabaja desde hace más de 15 años con niños con dificultades de aprendizaje, necesidades especiales y trastornos del desarrollo y la comunicación, añadió que “en mindfulness es importante esa intención, tener intención de estar presente y, además, darme cuenta de que estoy presente. Implica intención y compromiso. No es algo pasivo, es algo activo. No es estar recibiendo lo que nos llega como meros receptores; es querer recibirlo y aceptarlo”.

“Por poner un ejemplo, no es lo mismo bañarte en el mar y decir: ‘¡qué buena está el agua!’, que meterte en el mar con clara intención de sentir el mar, de acoger las sensaciones físicas que aparecen, las emociones que emergen, los pensamientos que surgen. Mindfulness es mucho más que decir ‘¡qué buena está el agua!’. El niño dice ‘el agua está fría’. El adulto que practica mindfulness se da cuenta de que siente que el agua está fría, lo observa. Es consciente”, puntualizó.

Y es justamente esa toma de consciencia, ese “darse cuenta”, lo que hace toda la diferencia al afrontar cualquier experiencia, sea ésta de nuestro gusto o no. Para lograrlo, nada mejor que aprender a “detenerse”, a hacer un alto en nuestras actividades para observar con detenimiento qué es lo que está pasando y qué nos está pasando.

“Cuando te detienes y respiras es cuando puedes darte cuenta. Al detenerte es cuando puedes recibir todo aquello que ya está, que ya es, pero que cuando estamos inmersos en la actividad frenética, no nos damos cuenta”, agregó la también tutora en la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal.

La formadora avanzada de mindfulness para niños aclaró, sin embargo, que el detenerse “no implica necesariamente un detenerse físico, lo que ayuda sin duda. Pero también uno puede aquietarse en movimiento, conduciendo, comiendo o trabajando”.

Lo mismo sucede con el silencio. Para muchos, la práctica de cualquier disciplina contemplativa requiere de una tranquilidad bucólica, de esa quietud y silencio que se encuentra al interior de las montañas. Pero Patricia se apura en desmitificar esa concepción.

“Del mismo modo que la quietud no tiene por qué ser siempre ausencia de movimiento, el silencio no necesariamente es ausencia de sonido. Podemos sentir el silencio interior en un lugar con ruido, y sentir el silencio en un aula cuando los niños están pintando juntos sus deseos para el año que viene: aunque hablen, hay silencio. El silencio para mi es cuando estoy en contacto conmigo”, precisó.

De todas formas, la autora de “Un bosque tranquilo” destacó que la práctica de la meditación formal, en silencio, “también juega un papel importante y para mi fundamental. Se ha demostrado que el cerebro desarrolla conexiones neuronales cuando se practica diariamente la meditación en silencio. Es una gimnasia para el cerebro. Y para mi es algo imprescindible en la práctica de mindfulness”.

“Los niños aprenden a escuchar el silencio, cuando escuchan la campana, cuando les pedimos que simplemente escuchen, que escuchen el silencio, o que escuchen a sus compañeros. O escuchando su respiración”, indicó la también licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación.

Patricia resaltó además que “cuando el silencio se hace nuestro amigo, comenzamos a buscarlo”, pese a que lamentablemente “a menudo el silencio se usa como castigo: ’ya no te hablo más’, se dice a veces cuando nos enfadamos. O ‘ahora estáis callados sin hablar 5 minutos porque os habéis portado mal’. Hemos usado muy mal algo tan bello como el silencio”.

“Otra práctica bastante habitual es pedir silencio gritando… completamente contradictorio. Sólo desde el silencio podemos conectar con nuestro interior”, afirmó la autora de “Un bosque tranquilo”.

 

patricia
Patricia Díaz-Caneja, experta en mindfulness para niños y autora del libro “Un bosque tranquilo”

Los niños viven el presente, pero no son conscientes de que lo hacen

Respecto a la edad apropiada para iniciar a los niños en la práctica del mindfulness, Patricia aseguró que “yo he trabajado con niños desde los 3 años. Hay mucha variabilidad, pero desde los 3 años se pueden hacer ya muchas prácticas. Antes de los 3 años también se pueden hacer prácticas, aunque el niño no sea tan consciente de lo que hace, y aunque su expresión oral esté limitada”.

“Lo fundamental no es tanto la edad del niño, como la presencia del adulto. Se habla de meditación con bebés, y esto básicamente es meditar con el bebé. Cuando estamos presentes con nuestro bebé bailando, dándole de comer, meciéndole… estamos ya practicando mindfulness con ellos”, explicó.

Sostuvo incluso que “hay grupos de madres que se reúnen a meditar con sus bebés. Sus bebés pueden gatear por la sala, o ponerse con ellas… pero es interesantísimo observar que cuando las madres están presentes, los bebés están en calma”.

“Contar un cuento desde la presencia, cantar una nana (canción de cuna), o jugar a algo desde la atención plena es ya una práctica de mindfulness. No es lo que la gente piensa a menudo. A menudo me preguntan: ‘¿pero qué haces con los niños? ¿se ponen a meditar?’ o ‘pero… si los niños ya viven el presente’. Los niños viven el presente, pero no son conscientes de que lo hacen. Esa es la gran diferencia”, apuntó.

Comentó que, de acuerdo a su experiencia como facilitadora de mindfulness para los más pequeñitos, a los 3 años los niños “tampoco son conscientes de que están siendo conscientes, pero sí que sientan las bases. Y lo que primero aprecian es esa sensación de paz y tranquilidad. Y pueden conectar con su respiración. Por supuesto que sí”.

En cuanto a los beneficios que aporta la práctica de la atención plena en los niños, la docente española aseveró que “son muchos. Tal vez los estudios recogen sobre todo un aumento de la atención y la concentración, disminución de conflictos entre ellos, un aumento de la inteligencia emocional, más tranquilidad, mayor empatía”.

En sus talleres de mindfulness, Patricia dijo que “lo que primero observo y lo que ellos me transmiten es un aumento de la tranquilidad. Con la respiración aprenden a relajarse, ante los exámenes, o cuando están nerviosos, enfadados, con miedo o tristes”.

También los niños aprenden a tomar conciencia de sus emociones, pues “al hablar de ellas, las comprenden mejor”, al tiempo que desarrollan la empatía o “capacidad de ponerse en el lugar del otro”, actitud básica para cultivar la compasión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s