5 Tips Mindful para manejar el estrés de las fiestas de fin de año – Jennifer Wolkin

Compartimos con ustedes el artículo “5 Tips Mindful para manejar el estrés de las fiestas de fin de año” por Jennifer Wolkin publicado en Mindful.org (Traducción libre)

Pueden ver el artículo original en el siguiente link: http://www.mindful.org/5-mindful-tips-navigating-holiday-stress/

Antídotos conscientes para soportar la “olla de presión de jolgorio” en que las fiestas de fin de año pueden llegar a convertirse.

¡Llegaron oficialmente las fiestas de fin de año! Durante esta época puede haber tanta presión que desafortunadamente la alegría, la magia y el significado de esta temporada se pierden, a menudo siendo reemplazados por el estrés. Especialmente ahora que el Día de Acción de Gracias ha llegado y se ha ido (en Estados Unidos), es difícil ignorar el impulso casi instantáneo de energía frenética que se produce cuando nos acercamos al cierre del año calendario.

Pero es más que posible no sólo sobrevivir a las celebraciones de fin de año, sino incluso prosperar y conectarse con uno mismo  de una manera más profunda. A continuación compartimos algunos de los factores de estrés más comunes que aparecen en esta época del año y los antídotos “mindful”que pueden ayudarte a superar estas situaciones.

1) Demanda de tiempo

En diciembre, nuestros horarios a menudo se llenan rápidamente con trabajo y fiestas personales. Estas celebraciones empiezan a sentirse abrumadoras mientras tratamos de hacer malabarismos con todos nuestros otros compromisos.

Además, preparar la fiesta navideña que deseamos para nuestros seres queridos y nosotros mismos requiere de planificación. Es así que frecuentemente comenzamos a sentirnos como pollos corriendo sin cabeza, recolectando recetas, comprando y envolviendo regalos, pensando en los invitados, viajando, cocinando, limpiando, comprando árboles de navidad y decorando.

Antídoto: ¡Cuidese! Usted no necesita decir “sí” a todo. Dar y dar sin parar no es una noción altruista. Es importante estar consciente de cuándo podríamos necesitar “recargarnos” y permitir que eso suceda. El cuidado de uno mismo puede significar muchas cosas, pero puede ser algo tan simple como regalarnos una noche para nosotros mismos, que incluya un baño y una buena comida, ¡cocinada por otra persona!

2) Soledad durante las vacaciones

Hay una inmensa cantidad de presión por complacer a las personas que amamos con los regalos que creemos que les encantará. En lugar de representar una alegre tarea, regalar se convierte en un verdadero desafío, y a menudo nos podemos resentir o sentirnos poco queridos si no recibimos algo igualmente significativo a cambio.

La presión también puede manifestarse por el anhelo de pasar las vacaciones con aquellos que amamos, o aquellos que deseamos amar. Para muchos, esto puede crear sentimientos de soledad.

Antídoto: Done su tiempo para ayudar a los menos afortunados. Las fiestas de fin de año son un momento particularmente sensible para practicar el arte de la compasión, para pensar en las necesidades de los demás, antes que las nuestras. Hay una gran oportunidad de dar y establecer conexiones significativas con aquellos que no tienen tantos recursos como nosotros. Dar no tiene que ser algo monetario o un regalo físico. El arte  de dar puede tomar muchas formas, incluyendo sonrisas, tiempo y apoyo emocional.

3) Expectativas de Perfección

Esta época del año está plagada de expectativas que nos ponemos nosotros mismos respecto a terminar con éxito los preparativos. Las cosas tienen que verse, saber, sentirse y ser de cierta manera. Empezamos a entrar en este espacio mental donde las cosas tienen que ser “perfectas”, lo cual, por supuesto, no es posible. Es cómo lidiamos con esta inclinación la que determinará nuestro bienestar.

Si bien es bueno tomarse el tiempo para crear una experiencia estéticamente atractiva y placentera , a menudo nos vemos atrapados en la “trampa de la perfección”. Esto no sólo hace que las fiestas de fin de año se sientan menos alegres, sino también nos deja una gran decepción.

Antídoto: Reflexionar sobre el significado de las fiestas de fin de año. Es difícil detenerse y oler el aroma de las rosas en cualquier época del año, y es especialmente fácil quedar atrapado en la “versión comercial” de lo que estas fiestas significan hoy. Pero tomarse el tiempo para reflexionar de manera consciente sobre lo que realmente importa, cualquiera sea nuestra religión o tradición, o incluso apostar por el poder curativo del amor, nos ayuda a mantener nuestra perspectiva a medida que el año llega a su fin.

4) El Ciclo de Indulgencia / Culpa

A menudo parecemos dejar que todas nuestras nociones de bienestar y salud caigan al suelo durante esta época del año. El problema no es sólo que no nos mantenemos saludables, sino que también nos estamos preparando para sentimientos de culpa y remordimiento.

Una vida próspera depende de la moderación, y esta idea aplica particularmente cuando nos vemos inundados por enormes cantidades de comida y bebida. Al comer conscientemente, podemos mantener nuestras mentes, cuerpos y cerebros sanos sin los pensamientos autodestructivos de “somos tan malos”, “somos tan gordos”, etc.

Antídoto: Tómese el tiempo para disfrutar de todos los sabores que nos traen las celebraciones de fin de año. Hay cinco maneras básicas (A, B, C, D, E) para comenzar una práctica de comer consciente:

  1. Pregúntate
  • ¿Por qué estoy comiendo ahora?
  • ¿Qué estoy comiendo ahora?
  • ¿Qué más estoy haciendo ahora que pueda distraerme?
  1. Agradece
  2. Mastica y vuelva a masticar
  3. Cena (no sólo comas)
  4. Involucra tu atención

 

5) El estrés y la ansiedad familiar

El estrés familiar aparece de muchas maneras. Sin embargo, la mayor parte del estrés y la ansiedad en torno a la familia a menudo es anticipatoria. Basándonos en experiencias pasadas desagradables, combinadas con la inminente mezcla de diferentes personalidades, comenzamos a preocuparnos por las disfunciones familiares. Aunque en realidad podrían haber dificultades muy reales en torno a las dinámicas interpersonales en nuestra familia, a veces éstas nos pillan alimentando el fuego, en vez de intentar aplacarlo.

Antídoto:  Comprométete con la gratitud. Date el tiempo de tomar distancia para ser consciente de todo lo que tienes, para contar las bendiciones que has recibido. Durante esta época del año, una sensación de gratitud puede caer fácilmente por el camino de la indulgencia y las ideas de “más” y “más feliz” se toman la delantera. Por lo tanto, en medio del tumulto de las celebraciones de fin de año, trata de “re-centrarte” siendo conscientemente agradecido por los múltiples aspectos que nos trae esta temporada, y por nuestros seres queridos, con los que tenemos la bendición de compartir estas fiestas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s